ES PATROCINADO POR:
SÍGUENOS EN:

Noticias


Producción pecuaria se abrió espacio en la cumbre mundial Río+20 Capital natural

  Imprimir noticia   Recomendar noticia  

 

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río + 20) culminó con una larga lista de promesas para avanzar hacia un mundo más verde, que frene la degradación del medio ambiente y combata la pobreza. Pero tuvo críticas por la falta de metas vinculantes y de financiamiento para que ese anhelo ecológico sea posible.

 

En opinión del presidente de ABCZ de Brasil, Eduardo Biagi, “la conferencia Río+20 constituyó una gran oportunidad para mostrarle al mundo el alto nivel tecnológico de la ganadería brasileña y cómo los productores de carne y leche contribuyen de manera efectiva en la producción de alimentos de forma sustentable”.

 

 

Una de los grandes logros de Río+20 fue la , por parte de la plenaria (todas las naciones), de la iniciativa liderada por Colombia, de crear unos Objetivos de Desarrollo Sostenible. En la foto, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, interviene en la cumbre de Río de Janeiro (Brasil), llevada a cabo a mediados de junio de 2012.

 

En la reciente cumbre mundial del medio ambiente "Río+20", celebrada en Brasil, la Asociación Brasileña de Criadores de Cebú (ABCZ, por su sigla en portugués) presentó un documento en el que se demuestra que la cría de ganado en Brasil, bajo el concepto de la sustentabilidad (modelo productivo sostenible) puede duplicar su producción de carne  y leche en las próximas tres décadas.

 

Abcz y Embrapa (Empresa de Investigación Agropecuaria) trabajan juntos para incentivar la producción ganadera bajo los principios de sustentabilidad, hacia la búsqueda del equilibrio entre la producción rentable de los agronegocios  y la preservación de los recursos naturales.

 

Los ganaderos de Brasil son consientes de la importancia de la recuperación de las praderas degradadas al tiempo que trabajan en la reforestación de los potreros,  con el fin de mejorar los sistemas pastoriles y reducir las emisiones de gas metano (efecto invernadero) producidas por el ganado.

 

Una de las grandes innovaciones de la ganadería brasileña esta en desarrollar un modelo de “verticalización ganadera”, que incluye el uso de buenas prácticas agrícolas, la utilización de tecnología de avanzada para el mejoramiento genético de las razas cebuinas, el manejo de praderas sembradas conjuntamente con árboles y especies forrajeras y el uso racional de los recursos naturales, con el fin de conseguir mayor eficiencia en la cría de ganado por hectárea y proveer al ganadero mayores resultados productivos de su agronegocio.

 

Brasil posee un hato ganadero que supera los 200 millones de cabezas, es el mayor exportador de carne del mundo y uno de los países con mayor  consumo de carne per cápita(38 kgs.) de Latinoamérica

La ganadería fue protagonista en la reciente cumbre mundial Río+20, llevada a cabo a mediados de junio en Río de Janeiro, Brasil.

En el sector económico la ganadería cumple una función muy importante como proveedora de alimentos (carne y leche) y de materias primas (pieles) para la manufactura de otros bienes. Sin embargo, ante los crecientes efectos negativos del calentamiento global, a la principal actividad pecuaria se le condena como una de las mayores fuentes de emisión de gases de metano (efecto invernadero), así como la degradación de los suelos.

Por ello, la Asociación Brasileña de Criadores de Cebú (ABCZ, por sus siglas en portugués) en sus objetivos de gestión tiene como prioridad trabajar para el fomento de la ganadería sustentable, como un modelo productivo de alto valor para la preservación del medio ambiente, que comprende la implementación de buenas prácticas ganaderas (BPG), el uso razonable de los recursos naturales, el bienestar animal y la rentabilidad productiva. Con este propósito, el gremio ganadero cebuino más grande de Brasil (agrupa cerca de 20.000 ganaderos) quiere demostrarle al mundo que la producción ganadera trabajada bajo los principios de la sustentabilidad es una actividad que beneficia no solo el abastecimiento de alimentos, sino que es un modelo imitable de sostenibilidad a favor del ecosistema y la globalización.

ABCZ lideró un debate sobre la sostenibilidad de la industria de la carne en las deliberaciones de Río+20. El presidente de ABCZ, Eduardo Biagi, afirmó que la industria del ganado vacuno podría duplicar su producción y contribuir al suministro mundial de alimentos, preservando el medio ambiente.

El alto directivo brasileño, que es productor de ganado cebú (nelore) y de caña de azúcar para etanol, intervino en la discusión del grupo especial de Río+20 "la seguridad alimentaria y la sostenibilidad en los agronegocios". La reunión se llevó a cabo en el Fuerte de Copacabana y la coordinó la Federación de Industrias de Río de Janeiro y São Paulo, en colaboración con la Fundación Roberto Marinho y la Municipalidad de Río de Janeiro. Biagi expuso las características y bondades de la sustentabilidad y el enorme potencial del ganado vacuno para ayudar a satisfacer la demanda creciente de alimentos en equilibrio con la preservación de los recursos naturales.

"Según la FAO, en los próximos 40 años será necesario aumentar la producción de carne en 36 millones de toneladas para alimentar a la población mundial. Tenemos las condiciones totales para ayudar a satisfacer esa demanda ya que la ganadería de hoy se produce sustentada en la integración y la verticalidad", dijo Eduardo Biagi. Según él, esto implica el mejoramiento genético y la rehabilitación de las áreas degradadas.

En opinión de Biagi, fue muy importante participar con dicha información en un foro privilegiado que incluía prácticamente todos los asuntos internacionales relacionados con la sostenibilidad. "Una gran cantidad de personas se sorprende de saber que la ganadería y los agronegocios en su conjunto contribuyen de manera notable en la preservación del medio ambiente y cómo estamos avanzando en este campo de la sustentabilidad”, dijo Eduardo Biagi.

“La ABCZ –agregó– incentiva a sus miembros para que adopten sistemas de producción que fortalezcan esta tendencia, como por ejemplo la práctica de reforestación de potreros (llamada Sombra boi en Brasil)". Los árboles plantados en medio de pastos apoyan el bienestar animal y, en algunos casos, incluso esta práctica puede convertirse en una nueva fuente de ingresos para el productor.

No es coincidencia que en diversos puntos de las exposiciones de Río+20 se incluyera información acerca del uso adecuado de tecnologías modernas y sistemas de gestión más eficientes por parte del sector productivo, con el fin de lograr un mejor rendimiento procurando, a la vez, la preservación de la naturaleza. Un ejemplo importante fue mostrar la integración entre cultivos, ganadería y reforestación, que ilustra al ciudadano común sobre cómo funciona la sostenibilidad y los enormes beneficios que traerá para mantener “vivo” el planeta.

 

Ruta por seguir

Según la FAO, el texto final de la conferencia reconoce el derecho a la alimentación y el rol del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial en la gobernanza mundial de los alimentos, y destaca la importancia de la seguridad alimentaria así como del manejo y uso sostenible de bosques, océanos y otros recursos naturales, la necesidad de cambiar hacia modelos de producción y de consumo sostenibles y la urgencia de revitalizar el desarrollo agrícola y rural.

José Graziano da Silva, director general de la FAO, dijo que los países estaban aprovechando el momento para transformar las metas de desarrollo sostenible en acciones concretas. “La visión común que emergió del documento de Río+20, que los países acordaron, refleja las urgencias de hoy: la necesidad de erradicar el hambre y la pobreza extrema, mientras se preservan el medio ambiente y los recursos naturales. Estamos aprovechando esta oportunidad de oro para unir las agendas de la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible y construir el futuro que queremos”, señaló.

“Dejamos una hoja de ruta y la plena comprensión de que ahora es el tiempo de actuar. Somos responsables ante los pobres y marginados del mundo y ante las generaciones futuras, nuestros hijos y nietos,” aseguró Graziano da Silva.

 

Futuro verde

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, aseguró en la cumbre de Río+20 que el documento aprobado y firmado por los representantes de las 191 naciones presentes fue muy bueno para el futuro del planeta. “Es una completa visión sobre la cual podemos construir nuestros sueños”, dijo al clausurar el fórum.

Sin embargo, para los ambientalistas y las ONG (como Greenpeace International), la conclusión es que no se avanzó en los verdaderos temas prioritarios para salvar el ecosistema.

De todas maneras hay que reconocer que Río+20, la reunión mundial más importante acerca de desarrollo sostenible y medio ambiente, dejó al menos dos importantes compromisos para el “futuro que queremos”, como rezaba su lema.

Primero: se logró la adopción de unos Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS (la propuesta que lideró el gobierno de Colombia y que contó con el apoyo unánime de las delegaciones), que permitirán definir el rumbo del desarrollo de la mano de la conservación del medio ambiente. Segundo: se acordó fortalecer el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), con el fin de hacer más efectivo su actuar a favor del ecosistema global.

“Renovamos nuestros compromisos para garantizar la promoción de un futuro económica, social y ambientalmente sostenible para nuestro planeta y para las presentes y futuras generaciones”. Dice el texto final, de 53 páginas: para 2030, según las cuentas de la ONU, “necesitaremos 50% más de alimentos, 45% más de energía y 30% más de agua solo para vivir como vivimos hoy”.

En la cumbre se destacaron pronunciamientos como el anuncio de gobiernos, bancos, inversionistas y presidentes de compañías, de evaluar y contabilizar el capital natural, así como el del Reino Unido que se comprometió a ser el primer país en el mundo en obligar a las grandes empresas a medir su huella de carbono.

Por su lado, el gobierno de Colombia planteó el deseo de duplicar el tamaño del Parque Nacional Natural Chiribiquete para convertirlo en el más grande de Colombia, y además anunció la declaración de 17,6 millones de hectáreas como reserva estratégica para desarrollar minería sostenible.

Se creará un comité intergubernamental para definir una estrategia financiera que permita implementar los acuerdos a los que se llegó. En temas financieros también se pidió, de manera más decidida, el involucramiento del sector privado.

El texto final aprobado en la cumbre concluye que “se han renovado nuestros compromisos con el desarrollo sostenible, para un futuro social y ambientalmente sostenible".

Objetivos de Desarrollo Sostenible

La propuesta de Colombia para que el mundo cumpla ocho Objetivos de Desarrollo Sostenible fue aprobada. En tal sentido, se adoptará un conjunto ODS, una especie de hoja de ruta, para que el mundo dé un giro hacia el desarrollo responsable con el medio ambiente. Los temas en los que se enfocarán los ODS serán definidos por un grupo de trabajo intergubernamental compuesto por 30 representantes de diferentes países. El documento final será entregado en septiembre de 2013.

Los ocho ODS establecen, para todo el planeta, metas u objetivos medioambientales para equilibrar el crecimiento socioeconómico con el uso sostenible de los recursos naturales. Tienen una justificación: darle al mundo seguridad alimentaria (para el 2030 necesitaremos 50% más de alimentos), incrementar el acceso de la gente al agua potable (11% de la población mundial no la tiene), asegurar servicios de energía renovable, impulsar el desarrollo de ciudades sostenibles, diseñar estrategias para proteger los océanos (85% de sus recursos están amenazados por sobreexplotación), disminuir la tasa de destrucción de ecosistemas (hay 19.817 especies de flora y fauna en vías de extinción), mejorar la eficiencia en el uso de los recursos (consumo) y aumentar el empleo para bajar la proporción de personas con ingresos inferiores a un dólar diario (reducción de pobreza).

Los ODS serían, en conclusión, una herramienta para lograr lo que Río+20 declaró como el punto de partida para la estabilidad de Tierra y la transición hacia una economía verde.

 

 

Fuente: 

Revista Agricultura de las Américas 

Tels: 691 1240 – 691 1260

E-mail: adelasa@etb.net.co

  • Comentar la noticia
Respuesta:

Noticias

Agroexpo celebrará 20 años de fortalecimiento tecnológico e industrial del sector agropecuario
2015-06-18
REVISTA GENETICA BOVINA COLOMBIANA No 38 - Criadero Santa Inés
2014-07-15
Agro JC6…la genética para los que saben de ganado!
2014-05-28
Variación de la calidad del semen desde el centro de inseminación artificial hasta los termos de la granja e inseminador
2013-06-25
Uso racional y manejo hormonal en el Posparto y época fértil de la vaca
2013-06-25
LA RAZA NORMANDO PIONERA EN LA SELECCIÓN GENÉTICA Y EL USO DE LA GENÓMICA EN COLOMBIA
2013-05-28
Apex-Brasil apoya la realización y promoción de la Copa Mundo de Fútbol
2013-05-08
Mejoramiento de las razas cebú de Brasil
2013-05-08
REVISTA GENETICA BOVINA COLOMBIANA No 31
2013-03-25
De la leche a la carne
2013-01-21

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y
Condiciones y las Políticas de Privacidad de SUGANADO.COM E.U.
Copyright © 2009 SUGANADO.COM
Con la tecnología de Mipagina.net
CONTÁCTENOS
E- mail: contacto@suganado.com
Bogotá, Colombia