De la leche a la carne
2013-01-21
En opinión de Jenaro Pérez Gutiérrez, gerente general de Colanta, es imperativo que el gobierno declare la “emergencia lechera” y adopte medidas como prohibir las importaciones de leche en polvo y suero. De hecho, ante el incremento reciente de importaciones de ese producto desde Mercosur, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo, solicitó a mediados de enero pasado el cierre temporal de fronteras.
Image

En opinión de Jenaro Pérez Gutiérrez, gerente general de Colanta, es imperativo que el gobierno declare la “emergencia lechera” y adopte medidas como prohibir las importaciones de leche en polvo y suero. De hecho, ante el incremento reciente de importaciones de ese producto desde Mercosur, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural,  Juan Camilo Restrepo, solicitó a mediados de enero pasado el cierre temporal de fronteras.

 

Según Jenaro Pérez Gutiérrez, “en Colombia se requiere con urgencia mejorar la calidad de la carne. Una de las mejores formas de mejorarla es efectuando cruces de razas europeas (Bos taurus) con las cebuinas (Bos indicus), en los que la raza criolla BON es la ideal por su extraordinaria adaptabilidad al trópico colombiano”.

 

Jenaro Pérez Gutiérrez, gerente general de Colanta, está plenamente convencido de que “los ganaderos colombianos pueden y deben dedicarse a producir carne de buena calidad, tipo exportación”.

Esta afirmación, que pareciera no venir del “zar de la leche” y de quien por 40 años ha liderado el destino de 12.000 productores lácteos asociados en la Cooperativa Colanta, parece darle la razón después de ver cómo en Colombia la leche dejó de ser buen negocio para unas 350.000 familias dedicadas a producir el preciado líquido a lo largo y ancho del país.

Los TLC, el cambio climático, las políticas gubernamentales que dejaron inundar el país de leche (a finales de 2012 las importaciones llegaron a 26.000 toneladas), la industria procesadora y hasta el cambio de hábito de los consumidores, llevaron a los productores del lácteo a vivir durante los últimos años un viacrucis prolongado que les ha privado de lograr una rentabilidad apropiada para sostenerse en su actividad.

En este entorno oscuro e incierto para los lecheros, Pérez Gutiérrez cree que una de las salidas a esta crisis láctea sería la de migrar a la producción de carne. “Tenemos que diversificar el negocio, ir pasando a la cría de ganado de carne y adaptarnos al momento que está viviendo el mundo”, aseguró el gerente de Colanta.

Su idea también le nace de  la necesidad que tiene el país  de posicionarse en los mercados internacionales y aprovechar al máximo las grandes oportunidades que para la carne ofrecen los TLC firmados con Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y los países asiáticos.

A esto se le suma el hecho de que una de las grandes ventajas de la carne colombiana consiste en que tiene las características de producción ecológica, es decir, en pastoreo, lo que le da grandes ventajas frente a las potencias productoras que trabajan sobre sistemas en estabulación.

Agricultura de las Américas habló con este empresario y pionero de la producción lechera nacional, que es médico veterinario y zootecnista de la Universidad Nacional de Bogotá, y exsecretario de Agricultura de Antioquia.

Jenaro Pérez es un amplio conocedor del sector pecuario colombiano y además tiene claro cuáles son los potenciales de Colombia para convertirse en gran exportador de carne: “Debemos dedicarnos a producir carne de buena calidad. Si vamos a exportar solamente carne cebú, los mercados internacionales la aceptarán pero como carne industrial, para hacer albóndigas y hamburguesas”, advirtió Pérez Gutiérrez.

Por esta razón, el gerente de Colanta defiende a capa y espada el gran tesoro genético que tiene la ganadería colombiana en sus razas criollas, específicamente en el ganado blanco orejinegro, conocido como BON, por sus características taurus, y la calidad de su carne, tipo exportación.

“El BON es la forma más rápida y práctica de producir carne Bos taurus en el trópico. Al fin y al cabo, esta raza es resistente a las altas temperaturas del trópico hostil, a las garrapatas y a los ectoparásitos, debido a su adaptación de más de 500 años al medio colombiano. Es una carne con buen marmoreo. En el asado queda muy tierna y agradable al paladar. En cambio la carne de cebú no tiene marmoreo, solo sirve como base industrial (carnes procesadas)”, dijo. “Por eso –agregó– destacamos el trabajo realizado por las universidades Nacional y de Antioquia y por Corpoica, por el cuidado que han tenido en preservar y multiplicar esta raza”, afirmó Pérez.

“Insisto en que para producir carne de calidad y competitiva en los mercados internacionales, es importante cruzar nuestras razas criollas  y cárnicas Bos taurus (angus, limousin, senepol, etc.) con las cebuinas o Bos indicus, con el fin de lograr elevar los índices de calidad de nuestro producto”, señaló Jenaro Pérez.

 

Carne certificada

Resaltó el trabajo de la cooperativa en producción de carne y su intención por diversificar su portafolio es evidente, al punto que a comienzos de este año el Frigorífico Colanta obtuvo la certificación Halal, que le permite exportar carne a países árabes como Irán o Líbano. “Somos líderes en certificación de productos cárnicos a través de FrigoColanta. Esto indica que estamos aprobados en todas las normas sanitarias. Además, trabajamos por la calidad de nuestras carnes, con buen marmoreo, y por eso somos transparentes frente al consumidor”, indicó Jenaro Pérez Gutiérrez.

Según el directivo, la Cooperativa Colanta también proyecta abrir puntos de venta en varias partes del país en los llamados MerColanta, que expenderán lácteos y productos cárnicos, en los que la empresa pondrá a disposición de los consumidores la carne de ternero, o vitelo, que se considera un plato exquisito en Italia y Francia. En la actualidad Colanta es la única empresa del país que vende esta carne.

FrigoColanta también obtuvo la certificación como planta “clase I” por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos –Invima–, que la incluyó en la lista de plantas habilitadas en Colombia para la exportación de cárnicos.

 

La raza blanco orejinegro

Colanta resalta el potencial del blanco orejinegro para cruces con brahman. La raza criolla BON (doble propósito) es considerada una de las más apropiadas para cruzar con sangre cebuina, a fin de lograr canales de la más alta calidad.

El BON posee extraordinarias propiedades de adaptación a las condiciones ambientales de la zona media cafetera del país, caracterizada por la pobreza de sus suelos y presencia de parásitos. Tiene la propiedad para la consecución de híbridos de excelentes rasgos para la producción de carne y leche. (En la foto: Monky, toro BON puro).

 

 

 

Pioneros en exportación

Hablar de Colanta es referirse a la producción de leche y sus derivados con gran potencial industrial. En efecto, esta empresa se ha convertido en el principal exportador de productos lácteos en Colombia, posicionándola en el tercer lugar de los países más exportadores de Latinoamérica, después de Argentina y Uruguay.

Colanta garantiza la producción total de leche a todos sus asociados productores, y ha estado exportando excedentes de leche desde 1998 (leche en polvo, leche evaporada, crema, quesos, yogur y arequipe, entre otros productos). La empresa exporta queso, arequipe, smoothies, superboom, leche en polvo y leche UHT hacia Venezuela, Estados Unidos, Guatemala, Curazao, entre otros.

Por ello, Jenaro Pérez mostró total desacuerdo y preocupación por los perjuicios de los TLC para este sector: “Estos tratados se hicieron ‘a la carrera’. Para el sector lechero es muy desfavorable, desastroso, ya que tanto en EE. UU. como en Europa la producción de leche es subsidiada, y estaríamos compitiendo en condiciones desfavorables con esos mercados”, dijo el gerente de Colanta.

“Nuestras exportaciones están orientadas a apoyar al productor, derrotar la pobreza en el campo y generar empleo”, aseguró Pérez.

Con el propósito de ser cada vez más competitiva en el mercado nacional e internacional, Colanta ha trabajado arduamente en las certificaciones. Como evidencia del cumplimiento y mejora de los estándares nacionales e internacionales, Colanta cuenta con la certificación ISO 9001:2008 otorgada por Icontec en leche pasteurizada (plantas de Medellín, San Pedro, Planeta Rica, Funza y Armenia), leche en polvo (plantas de San Pedro y Planeta Rica), leche UHT (planta de Funza) y queso blanco (planta de San Pedro).

Certificación Grado A bajo la norma PMO - ordenanza de leche pasteurizada, otorgada por la FDA de los Estados Unidos para la línea de yogur en planta lácteos de San Pedro. Certificación HACCP otorgada por el Invima en leche en polvo y mantequilla en planta de Planeta Rica y derivados cárnicos en San Pedro y certificación BPM –Buenas Prácticas de Manufactura– en planta de Funza por parte del Invima.

 

Frigocolanta posee la certificación de Invima como planta “clase I”, que la incluyó en la lista de plantas  habilitadas en Colombia para la exportación. “Este logro evidencia una vez más la competitividad de Colanta en el exterior. Somos la única que tiene sus tres líneas (terneros, reses y cerdo) autorizadas para exportar y la primera en Colombia habilitada en la línea de terneros”, Jenaro Pérez Gutiérrez.

 

Fuente: revista Agricultura de las Américas, edición No, 431, enero de 2013. www.adelasa.co

www.suganado.com